Archivo de la etiqueta: Cajamarca

Rospigliosi: PPK pasará a segunda vuelta y ganará

“Dejaré los comentarios de las encuestas a los encuestadores y a los comentaristas.” Lima.- Fernando Rospigliosi, integrante de Peruanos por el Kambio, dejó claro que no le preocupa la reciente encuesta de intención de voto de CPI, donde el candidato Pedro Pablo Kuczynski es desplazado del segundo lugar por César Acuña. “Dejaré los comentarios de   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Rival de Melgar goleó a Schalke 04

Atlético de Mineiro, contrincante del FBC Melgar en la Copa Libertadores, derrotó por 3-0 al Schalke 04 en partido correspondiente al torneo amistoso Florida Cup. Con goles de Silva (8′), Patric (81′) y Candido (82′), Atlético de Mineiro venció al Schalke 04 alemán y demostró que será un duro rival para el Melgar de Arequipa.   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Se pasan de ‘Zorros’

Antonio Gonzales y Jean Pierre Archimbaud llegaron a un acuerdo con la dirigencia de Ayacucho FC Los volantes Antonio Gonzales y Jean Pierre Archimbaud llegaron a un acuerdo con la dirigencia de Ayacucho FC y emprendieron vuelo a la ciudad de las iglesias, para firmar contrato con los’zorros’, según se pudo conocer por fuentes cercanas   Seguir leyendo … Seguir leyendo

El asesinato de una niña llamada "Carmelita"

Luz  Carmela Vásquez  Sifuentes,  a quien la prensa cajamarquina, después de su muerte la llamó Carmelita, apareció sin vida en el hospital de Cajamarca. La niña había  sido trasladada de la casa de su empleador donde trabajaba como niñera, al nosocomio local. Contaba con 13 años de edad y era hija de una madre humilde llamada Teófila Sifuentes Flores, quien también trabajaba para poder dar de comer a sus hijos.

La niña, sin vida, estaba ya tendida como hoja arrancada de su rama en uno de los cobertores del hospital regional. El caso fue tomado por un sector de la prensa y se difundió en toda la ciudad.  El día 01 de agosto del año 2000, se inició el calvario para la señora Sifuentes, Carmelita  apareció sin vida.

_ Tú trabajas mucho por nosotros, deja que te ayude mamita_ le había dicho la niña a su progenitora después de ver que no alcanzaba el dinero que ganaba doña Teófila. Carmelita, luego de dejar sus estudios, se dedicó a buscar trabajo a pesar de que su madre le había dicho que siguiera estudiando. Sin embargo, ella ya tenía en mente contribuir con el ingreso económico de su familia sin saber que encontraría, también, la muerte a corta edad.

A los pocos días de tanto buscar empleo, una amiga de la señora Teófila, convenció a que su hija vaya a trabajar en la casa de una familia de apellido Pereira. Sin perder tiempo Carmelita comenzó a trabajar como niñera-niña: cuidaba a Joanna, una niña de una familia de condición económica acomodada gracias a la presencia minera en Cajamarca. La  hija de doña Teófila ganaba, al mes, cien soles, sin ningún otro beneficio.

Corrían las horas del día 01 de agosto del 200. A la señora Sifuentes le avisaron que su hija se  había puesta mal de salud y que la habían llevado al hospital regional de Cajamarca. Ella, desesperada y con el llanto en la garganta, salió de su humilde domicilio con dirección al hospital que aún quedaba en la avenida Mario Urteaga. Al llegar, sin ninguna compasión, le dijeron que su hija estaba muerta. Desde ese momento, la tranquilidad, en la señora, era incontrolable.  Se puso a llorar buscando explicaciones de la muerte de su pequeña. Exigía que la dejaran ver a su hija, pero no la permitían.

_No me permitían verla. Me exigían que diga de qué mal sufría. Les contestaba de ninguno. Ella es la más sana de mis cinco hijos, nunca se enferma. Pedí que me dejaran verla. Me botaban fuera de la morgue, de ninguna manera querían que la viera. Hasta que empujando entré y la destapé un poquito y pude verla golpeada con una marca en el cuello y los labios morados. Me sacaron a empujones. Yo gritaba como loca por mi Carmelita_, declaró doña Teófila para la prensa cajamarquina como para el diario capitalino La Primera. 

Todo inició, según las versiones de doña Teófila, cuando, por descuido, la niña Joanna, había caído al piso y se  había golpeado la cabeza. La pequeña fue trasladada a una clínica local. Al conocer el padre el accidente de su hija, acudió a su casa y golpeó a Carmelita violentamente. El diario La Primera,sobre el  tema, escribe lo siguiente: “fue furioso a su casa y la emprendió a golpes contra la indefensa Carmelita y en el colmo de la violencia le apretó el cuello hasta asfixiarla. Cuando la niña cayó al suelo inconsciente, se asustó y la llevó al hospital donde llegó cadáver”. Los demás diarios locales no decían casi nada al respecto.

Ante la muerte de la pequeña Carmelita, al responsable del asesinato, aprovechando su solvencia económica, no le quedó inventar alguna cuartada para librarse de la responsabilidad. “De inmediato y con el poder que le daba su status de trabajador de Yanacocha y de contar con medios económicos, el señor Pereira ‘convenció’ primero a médicos y enfermeras y después a fiscales y jueces que Carmelita se había caído en su cocina porque sufría de alguna enfermedad y había muerto, que él no tenía nada que ver. Por supuesto que lo de su hijita quedó en nada porque había sido un golpe sin importancia”, apuntó La Primera, único diario capitalino que había hecho público el caso. Después, César Hildebrant entrevistó a la señora Teófila, en su programa.

La señora Sifuentes, sola, abandonada y sin que nadie la pueda asesorar, se encontraba en un momento de desesperación. Sólo las lágrimas de sus ojos humildes la acompañaban. Buscaba explicaciones de la muerte de su adorada hija. Ésta, según declaraciones de su madre, no sufría ningún tipo de enfermedad. Por el contrario, era la más sana de todos sus hijos.

Teófila, ese día 01 de agosto, con lágrimas en los ojos que no dejaban de escurrirse  por su tez marchita, luchaba para que la  dejaran ver a  Carmelita. Empero,  al interior del hospital, ya se había armado un argumento que  era el siguiente: “Entonces empezó la maquinaria a repetir que no dejaban ver el cadáver de la niña porque habían descubierto que sufría de un mal que podía contagiar, para después emitir el diagnóstico embolia pulmonar aguda por embolo metastásico”. La madre de la niña no creí en ese argumento, porque sabía muy bien  que su hija no sufría de ningún mal. Algunos medios locales, reducidos, la apoyaron en buscar, desde ese primer día, justicia. Justicia que la llevó hasta el final de la verdad.

  

“Teófila tenía la certeza de que Pereira y su esposa tenían que ver con la muerte de su Carmelita y empezó su vía crucis por todos los medios de comunicación de Cajamarca. Hasta que se presentó su hada madrina en la persona de la vicedecana del Colegio de Periodistas, Consuelo Lezcano, quien desde entonces se convirtió en su protectora y juntas empezaron su lucha por alcanzar justicia. También de Iván Salas, Vicepresidente del Frente de Defensa de los intereses de Cajamarca y del periodista Andrés Caballero. ‘Sola no hubiera logrado nada’ ”[1]. Sin poder hacer algo, la señora no tuvo más que contemplar el entierro su hija en el cementerio local; sin embargo, ya tenía en mente llegar a la verdad.

La madre de la niña asesinada, después de enterrar el cadáver de su hija, después  de vender el único terreno que tenía, se trasladó a la ciudad de Lima en busca de la verdad, en busca de justicia que tanto buscan los pobres y nunca encuentran, en busca de las causas por la que murió Carmelita, en busca de las pruebas legales del asesinato y, de este modo, agregar una prueba más en el juicio. Tuvo que dejar sus demás hijos por buscar justicia. 

En la capital limeña, sin tener donde hospedarse, sin tener donde pasar la noche, sin tener qué comer, la madre dolida espiritualmente, comenzó a gestionar a que médicos legistas llegaran a Cajamarca y exhuman el cadáver de su hija. Pero la exhumación del cadáver no fue nada gratis, la señora Sifuentes, a pesar de su pobreza, tuvo que pagar una fuerte suma de dinero. “En las noches dormía en el Parque Universitario, pero no me importaba, quería que se compruebe la verdad de la muerte de mi hijita”, declaró la señora no sólo al diario  La Primera, sino a la prensa cajamarquina que le ayudaba.

En Cajamarca había personas que la apoyaban desinteresadamente, entre ellas eran: Consuelo Lezcano, periodista cajamarquina; Ivan  Salas y Andrés Caballero, también periodistas. Éstos estuvieron muy cerca de la señora Sifuentes apoyándola espiritual y económicamente. Sin embrago, hubo un periodista que, lamentablemente, se aprovechó de la situación en que vivía la señora Teófila. Ese periodista, quien hacía de reportero y entrevistador en algunos canales televisivos, quien estaba inmerso en muchas actividades periodísticas y hasta  como maestro de ceremonia, se aprovechó del dolor y de la pobreza de la madre en desgracia. Negoció_ según las declaraciones de la madre de Carmelita_ algunas fotografías que le había entregado la señora Sifuentes con la intención que la publicara. Empero, lo que sucedió es que, el periodista, se había dirigido a uno de los familiares de los responsables de la muerte de Carmelita para vender las fotos y hacerse de esta manera de un poco de dinero. La conciencia, a ese hombre de prensa, le debe estar matando en vida. Este hecho vergonzoso, para los hombres que practican el periodismo, fue denunciado, en muchas oportunidades, en diversos medios de comunicación local por la señora Téofila con el llanto en la boca.     

Los médicos legistas, por fin,  llegaron a Cajamarca. No bien arribaron emprendieron el trabajo por lo que habían venido: exhumar el cadáver de la niña Luz Carmela Vázquez Sifuentes. La prensa Cajamarquina, de los escasos periodistas que se habían interesado del caso, estuvo presente en la exhumación. Del mismo modo, la presencia de la señora Sifuentes, con lágrimas que bañaban todo sus pómulos tersos y maltratados, conmovía no sólo a las autoridades legales; sino a las personas que habían ido a acompañar a la dolida madre.

Los médicos, luego de exhumar el cadáver, examinaron paso a paso el cuerpo inerte y descompuesto de la niña. Después concluyeron que ella había sido muerta por una mano extraña  que pertenecía a una persona, conclusión que tiro por los suelos el argumento de los médicos del hospital regional de Cajmarca que habían visto el caso. “Y la verdad fue revelada cuando los médicos limeños examinaron el cadáver de Carmelita y comprobaron que tenía huellas de golpes en diferentes partes del cuerpo y que había sido asfixiada, dando su diagnóstico final ‘asfixia mecánica por mano ajena’”, dio a conocer el diario La Primera.

La madre de la niña, al conocer que su hija había sido asfixiada por una mano ajena, estalló en llanto que por momentos parecía que le hacía desfallecer. Sin embargo, ella era fuerte y con palabras concisas y llenas de dolor dijo:

_ Yo sabía que a mi hijita la mataron _

 La exhumación del cadáver permitió que la persona responsable fuera procesada y condenada por el poder judicial. “Pereira fue condenado a la suave pena de 4 años de prisión y 10 mil soles de reparación civil, pero ante la apelación del abogado ad-honorem de Teófila, aumentaron la pena a cinco años. Pero por esas cosas extrañas que suceden, ahora resulta que según la policía cajamarquina, Pereira no es habido y por lo tanto no puede cumplir su sentencia”, concluyó su artículo el diario La Primera.

La sentencia contra el responsable se hizo público no sólo en los medios locales; sino a nivel nacional. El juez encargado del caso dio el veredicto, empero el acusado seguía libre. La señora Sufuentes, al ver que el acusado no era detenido, inició a visitar los medios de comunicación para exigir a las autoridades cumplan con la ley, la justicia.”Estamos recurriendo a todas las instancias para lograr que se haga justicia a esta madre. Hemos tocado las puertas del Congreso de la República y de otras instituciones y así seguiremos, este crimen no debe quedar impune”, dijo la señora  Lescano con la esperanza que algún día el responsable pague su pena no a la justicia; sino ante su conciencia misma como Calígula lo pago en vida.

A mediados de 2008, en el mes de junio, la señora Sifuentes volvió a los medios de comunicación con la intención de seguir buscando la justicia que aún no la tenía. La justicia que castigara al responsable de la muerte de su pequeña hija, ésta que fue estrangulada por manos de un enfermo. “No pararé hasta que el responsable de la muerte de mi hija cumpla con su castigo. Me han amenazado, pero yo continuaré hasta el final, hasta donde pueda ir. Pido a las autoridades del Poder Judicial que hagan justicia”, declaró a la prensa la señora. En estas declaraciones ella volvió a declarar del comportamiento del aquel periodista que se aprovechó del dolor de la madre de Carmelita. De esta manera, la humilde madre, vivía sólo para buscar justicia para su hija a quien tanto adoraba.

Después de dos años, cuando la muerte de Carmelita había desaparecido de las redacciones de los medios, la señora Teófila Sifuentes volvió a declarar a los periodistas cajamarquinos. Era lunes del 05 de abril del 2010. Para ese día había sido programada la sentencia para los responsables de la muerte de su hija; sin embargo lo habían suspendido para otra fecha del mismo mes. “No pararé hasta encontrar justicia por la muerte de mi hija”, insistió en declarar ante la prensa.  Para el 08 de junio del mismo año la señora Teófila, con ayuda de la periodista  Consuelo Lezcano, denunció a la prensa cajamarquina quejándose porque el Poder Judicial pretendía archivar el caso.  Del mismo modo daba a conocer las amenazas que recibía de la familia procesada por  la muerte de su hija.



[1] www. laprimera. com

Seguir leyendo

Las malas artes de Barrantes

Ataca sistemáticamente al director de este medio con supuestos y desde cuentas falsas que ya se encuentran investigadas por la DIVINDAT Una vez más las malas artes y las viejas costumbres de Nelson Barrantes Sánchez, aun asesor municipal y candidato al Congreso de la República por el partido Alianza Para el Progreso (APP) de César   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Más respeto a Cajamarca

Señor Barrantes, ya pues, un poco más de respeto a Cajamarca, las paredes no se pintan solas Nelson Barrantes, el cada vez menos popular asesor de Manuel Becerra Vílchez, vuelve a la carga desde la oscuridad y una vez más se contradice, porque afirma que no es candidato cuando lo entrevistan en su canal, “El   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Alumnos de la Universidad Nacional de Cajamarca exigen nuevo rector

Enviaron documento a la Sunedu exigiendo aplicación inmediata de Nueva Ley Universitaria.  Ayer tomaron local y vienen organizando ollas comunes al interior del campus universitario. Alumnos de la Universidad Nacional de Cajamarca (UNC) tomaron ayer, desde tempranas horas, la Ciudad Universitaria, exigiendo la aplicación y cumplimiento de la Nueva Ley Universitaria N° 30220 y a   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Sentencian a 6 años de prisión a asesino de alcalde de Yagén

Juzgado Especializado de Cajamarca calificó el delito cometido por Alejandro Rodríguez García como homicidio simple, originando la protesta de familiares de la víctima.   A seis años de pena privativa de su libertad fue sentenciado Alejandro Rodríguez García, luego de comprobarse su participación como autor del delito de homicidio simple en agravio de Hitler Rojas   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Condenaron a 30 años a sujeto por violar a menor

Depravado permanecerá en prisión hasta el 29 de setiembre del 2043. Candelario Espejo Valverde, de 51 años, fue condenado a 30 años de prisión por abusar sexualmente de una menor de 14 años en el caserío de Huayllabamba, en la provincia de Cajabamba, región Cajamarca. Espejo Valverde fue hallado culpable del delito de violación sexual   Seguir leyendo … Seguir leyendo

Exigen a las autoridades solución a problemática que afronta Chota

Durante ceremonia de conmemoración de los 195 años de independencia de Chota. Chota (Por: Reynaldo Núñez Idrogo).- Con una ceremonia cívica y desfile en la histórica Plaza de Armas de esta ciudad, se conmemoró el 195 aniversario de la proclamación de la independencia de Chota, con la participación de autoridades e instituciones públicas y privadas.   Seguir leyendo … Seguir leyendo