CajamarcaMapa de Cajamarca

Incomunicación en la era de la comunicación

Hoy en día el alcance de la información ha ido aumentando vertiginosamente debido al avance de las Tecnologías de la información y de la comunicación(TIC), a diferencia de las antiguas generaciones, las personas de hoy en día tienen un mayor y mejor alcance al conocimiento, disponemos de una rica diversidad de información. El internet, una de las fuentes principales para adquirir dicha información, es el eje principal de esta hoy llamada “Era del conocimiento”. Pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, encontramos el uso de las TIC genera diversas disfunciones personales y psicológicas por parte de los acérrimos usuarios: Televisión, ordenadores personales, smartphones, tablets y sus derivados tecnológicos. Ya lo decían algunos expertos en el tema “mientras más va evolucionando una sociedad, más complejos van a ser sus problemas” y en cierta medida ya lo son. Se supone que debido a que el alcance a la información es más rápido y fácil deberíamos desarrollar más y mejores soluciones a los problemas que nos aquejan en el día a día, utilizando aquella información relevante, que se almacena en las cientos de páginas a las que se tiene acceso vía internet; pero no sucede eso actualmente.

El uso excesivo de las nuevas tecnologías de la “comunicación e información” acrecienta cada día más la desvinculación con nuestro entorno, que quiere decir esto: no nos atrevemos a compartir algunas reflexiones que propicien una conciencia para la mejora de nuestro entorno inmediato, en cambio, preferimos escondernos tras nuestros logros materiales o económicos para poder afianzar una relativa seguridad, un ejemplo claro son las ganas narcisistas de querer demostrar toda nuestra vida incluso lo banal vía web, convirtiéndonos en meros repetidores de información. Ya lo decía Daniel Goleman (profesor de psicología de la universidad Havard y autor de libros “Inteligencia emocional y social’) “En la medida en que la tecnología se apoderan de la atención de las personas y la desvía hacia una realidad virtual, acaba insensibilizándolas de quienes los rodean, con lo que el autismo social acabará convirtiéndose en una más de las imprevistas consecuencias de la invasión excesiva de la tecnología en nuestra vida cotidiana.”

El alcance a la tecnología de la información que hoy en día existe debería ayudarnos a tener una mejor visión de lo que nos rodea y no a que el contacto personal y afectivo disminuya cada día más entre nosotros, por ende, si queremos que esta nuestra sociedad no solo crezca a nivel económico sino a nivel de bienestar psicológico no solamente tenemos que ser repetidores de información sino personas conscientes de nuestro rol dentro de la familia y la sociedad. Tenemos que desconectarnos por ciertos momentos de las tecnologías y conectar con los que nos rodean: Familia, amigos, profesores, etc., todos tienen algo que compartir, algún conocimiento por aprehender la cuestión es seguir manteniendo esta nuestra principal arma para comunicar y compartir conocimiento, el dialogo cara a cara.

Por José Luis Olvea Quispe – Alumno Psicología


Like it.? Share it:

Los comentarios están cerrados.

CajamarcaMapa de Cajamarca

Incomunicación en la era de la comunicación

Hoy en día el alcance de la información ha ido aumentando vertiginosamente debido al avance de las Tecnologías de la información y de la comunicación(TIC), a diferencia de las antiguas generaciones, las personas de hoy en día tienen un mayor y mejor alcance al conocimiento, disponemos de una rica diversidad de información. El internet, una de las fuentes principales para adquirir dicha información, es el eje principal de esta hoy llamada “Era del conocimiento”. Pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, encontramos el uso de las TIC genera diversas disfunciones personales y psicológicas por parte de los acérrimos usuarios: Televisión, ordenadores personales, smartphones, tablets y sus derivados tecnológicos. Ya lo decían algunos expertos en el tema “mientras más va evolucionando una sociedad, más complejos van a ser sus problemas” y en cierta medida ya lo son. Se supone que debido a que el alcance a la información es más rápido y fácil deberíamos desarrollar más y mejores soluciones a los problemas que nos aquejan en el día a día, utilizando aquella información relevante, que se almacena en las cientos de páginas a las que se tiene acceso vía internet; pero no sucede eso actualmente.

El uso excesivo de las nuevas tecnologías de la “comunicación e información” acrecienta cada día más la desvinculación con nuestro entorno, que quiere decir esto: no nos atrevemos a compartir algunas reflexiones que propicien una conciencia para la mejora de nuestro entorno inmediato, en cambio, preferimos escondernos tras nuestros logros materiales o económicos para poder afianzar una relativa seguridad, un ejemplo claro son las ganas narcisistas de querer demostrar toda nuestra vida incluso lo banal vía web, convirtiéndonos en meros repetidores de información. Ya lo decía Daniel Goleman (profesor de psicología de la universidad Havard y autor de libros “Inteligencia emocional y social’) “En la medida en que la tecnología se apoderan de la atención de las personas y la desvía hacia una realidad virtual, acaba insensibilizándolas de quienes los rodean, con lo que el autismo social acabará convirtiéndose en una más de las imprevistas consecuencias de la invasión excesiva de la tecnología en nuestra vida cotidiana.”

El alcance a la tecnología de la información que hoy en día existe debería ayudarnos a tener una mejor visión de lo que nos rodea y no a que el contacto personal y afectivo disminuya cada día más entre nosotros, por ende, si queremos que esta nuestra sociedad no solo crezca a nivel económico sino a nivel de bienestar psicológico no solamente tenemos que ser repetidores de información sino personas conscientes de nuestro rol dentro de la familia y la sociedad. Tenemos que desconectarnos por ciertos momentos de las tecnologías y conectar con los que nos rodean: Familia, amigos, profesores, etc., todos tienen algo que compartir, algún conocimiento por aprehender la cuestión es seguir manteniendo esta nuestra principal arma para comunicar y compartir conocimiento, el dialogo cara a cara.

Por José Luis Olvea Quispe – Alumno Psicología


Like it.? Share it:

Los comentarios están cerrados.

CajamarcaMapa de Cajamarca

Incomunicación en la era de la comunicación

Hoy en día el alcance de la información ha ido aumentando vertiginosamente debido al avance de las Tecnologías de la información y de la comunicación(TIC), a diferencia de las antiguas generaciones, las personas de hoy en día tienen un mayor y mejor alcance al conocimiento, disponemos de una rica diversidad de información. El internet, una de las fuentes principales para adquirir dicha información, es el eje principal de esta hoy llamada “Era del conocimiento”. Pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, encontramos el uso de las TIC genera diversas disfunciones personales y psicológicas por parte de los acérrimos usuarios: Televisión, ordenadores personales, smartphones, tablets y sus derivados tecnológicos. Ya lo decían algunos expertos en el tema “mientras más va evolucionando una sociedad, más complejos van a ser sus problemas” y en cierta medida ya lo son. Se supone que debido a que el alcance a la información es más rápido y fácil deberíamos desarrollar más y mejores soluciones a los problemas que nos aquejan en el día a día, utilizando aquella información relevante, que se almacena en las cientos de páginas a las que se tiene acceso vía internet; pero no sucede eso actualmente.

El uso excesivo de las nuevas tecnologías de la “comunicación e información” acrecienta cada día más la desvinculación con nuestro entorno, que quiere decir esto: no nos atrevemos a compartir algunas reflexiones que propicien una conciencia para la mejora de nuestro entorno inmediato, en cambio, preferimos escondernos tras nuestros logros materiales o económicos para poder afianzar una relativa seguridad, un ejemplo claro son las ganas narcisistas de querer demostrar toda nuestra vida incluso lo banal vía web, convirtiéndonos en meros repetidores de información. Ya lo decía Daniel Goleman (profesor de psicología de la universidad Havard y autor de libros “Inteligencia emocional y social’) “En la medida en que la tecnología se apoderan de la atención de las personas y la desvía hacia una realidad virtual, acaba insensibilizándolas de quienes los rodean, con lo que el autismo social acabará convirtiéndose en una más de las imprevistas consecuencias de la invasión excesiva de la tecnología en nuestra vida cotidiana.”

El alcance a la tecnología de la información que hoy en día existe debería ayudarnos a tener una mejor visión de lo que nos rodea y no a que el contacto personal y afectivo disminuya cada día más entre nosotros, por ende, si queremos que esta nuestra sociedad no solo crezca a nivel económico sino a nivel de bienestar psicológico no solamente tenemos que ser repetidores de información sino personas conscientes de nuestro rol dentro de la familia y la sociedad. Tenemos que desconectarnos por ciertos momentos de las tecnologías y conectar con los que nos rodean: Familia, amigos, profesores, etc., todos tienen algo que compartir, algún conocimiento por aprehender la cuestión es seguir manteniendo esta nuestra principal arma para comunicar y compartir conocimiento, el dialogo cara a cara.

Por José Luis Olvea Quispe – Alumno Psicología


Like it.? Share it:

Los comentarios están cerrados.

CajamarcaMapa de Cajamarca

Incomunicación en la era de la comunicación

Hoy en día el alcance de la información ha ido aumentando vertiginosamente debido al avance de las Tecnologías de la información y de la comunicación(TIC), a diferencia de las antiguas generaciones, las personas de hoy en día tienen un mayor y mejor alcance al conocimiento, disponemos de una rica diversidad de información. El internet, una de las fuentes principales para adquirir dicha información, es el eje principal de esta hoy llamada “Era del conocimiento”. Pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, encontramos el uso de las TIC genera diversas disfunciones personales y psicológicas por parte de los acérrimos usuarios: Televisión, ordenadores personales, smartphones, tablets y sus derivados tecnológicos. Ya lo decían algunos expertos en el tema “mientras más va evolucionando una sociedad, más complejos van a ser sus problemas” y en cierta medida ya lo son. Se supone que debido a que el alcance a la información es más rápido y fácil deberíamos desarrollar más y mejores soluciones a los problemas que nos aquejan en el día a día, utilizando aquella información relevante, que se almacena en las cientos de páginas a las que se tiene acceso vía internet; pero no sucede eso actualmente.

El uso excesivo de las nuevas tecnologías de la “comunicación e información” acrecienta cada día más la desvinculación con nuestro entorno, que quiere decir esto: no nos atrevemos a compartir algunas reflexiones que propicien una conciencia para la mejora de nuestro entorno inmediato, en cambio, preferimos escondernos tras nuestros logros materiales o económicos para poder afianzar una relativa seguridad, un ejemplo claro son las ganas narcisistas de querer demostrar toda nuestra vida incluso lo banal vía web, convirtiéndonos en meros repetidores de información. Ya lo decía Daniel Goleman (profesor de psicología de la universidad Havard y autor de libros “Inteligencia emocional y social’) “En la medida en que la tecnología se apoderan de la atención de las personas y la desvía hacia una realidad virtual, acaba insensibilizándolas de quienes los rodean, con lo que el autismo social acabará convirtiéndose en una más de las imprevistas consecuencias de la invasión excesiva de la tecnología en nuestra vida cotidiana.”

El alcance a la tecnología de la información que hoy en día existe debería ayudarnos a tener una mejor visión de lo que nos rodea y no a que el contacto personal y afectivo disminuya cada día más entre nosotros, por ende, si queremos que esta nuestra sociedad no solo crezca a nivel económico sino a nivel de bienestar psicológico no solamente tenemos que ser repetidores de información sino personas conscientes de nuestro rol dentro de la familia y la sociedad. Tenemos que desconectarnos por ciertos momentos de las tecnologías y conectar con los que nos rodean: Familia, amigos, profesores, etc., todos tienen algo que compartir, algún conocimiento por aprehender la cuestión es seguir manteniendo esta nuestra principal arma para comunicar y compartir conocimiento, el dialogo cara a cara.

Por José Luis Olvea Quispe – Alumno Psicología


Like it.? Share it:

Los comentarios están cerrados.

CajamarcaMapa de Cajamarca

Incomunicación en la era de la comunicación

Hoy en día el alcance de la información ha ido aumentando vertiginosamente debido al avance de las Tecnologías de la información y de la comunicación(TIC), a diferencia de las antiguas generaciones, las personas de hoy en día tienen un mayor y mejor alcance al conocimiento, disponemos de una rica diversidad de información. El internet, una de las fuentes principales para adquirir dicha información, es el eje principal de esta hoy llamada “Era del conocimiento”. Pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, encontramos el uso de las TIC genera diversas disfunciones personales y psicológicas por parte de los acérrimos usuarios: Televisión, ordenadores personales, smartphones, tablets y sus derivados tecnológicos. Ya lo decían algunos expertos en el tema “mientras más va evolucionando una sociedad, más complejos van a ser sus problemas” y en cierta medida ya lo son. Se supone que debido a que el alcance a la información es más rápido y fácil deberíamos desarrollar más y mejores soluciones a los problemas que nos aquejan en el día a día, utilizando aquella información relevante, que se almacena en las cientos de páginas a las que se tiene acceso vía internet; pero no sucede eso actualmente.

El uso excesivo de las nuevas tecnologías de la “comunicación e información” acrecienta cada día más la desvinculación con nuestro entorno, que quiere decir esto: no nos atrevemos a compartir algunas reflexiones que propicien una conciencia para la mejora de nuestro entorno inmediato, en cambio, preferimos escondernos tras nuestros logros materiales o económicos para poder afianzar una relativa seguridad, un ejemplo claro son las ganas narcisistas de querer demostrar toda nuestra vida incluso lo banal vía web, convirtiéndonos en meros repetidores de información. Ya lo decía Daniel Goleman (profesor de psicología de la universidad Havard y autor de libros “Inteligencia emocional y social’) “En la medida en que la tecnología se apoderan de la atención de las personas y la desvía hacia una realidad virtual, acaba insensibilizándolas de quienes los rodean, con lo que el autismo social acabará convirtiéndose en una más de las imprevistas consecuencias de la invasión excesiva de la tecnología en nuestra vida cotidiana.”

El alcance a la tecnología de la información que hoy en día existe debería ayudarnos a tener una mejor visión de lo que nos rodea y no a que el contacto personal y afectivo disminuya cada día más entre nosotros, por ende, si queremos que esta nuestra sociedad no solo crezca a nivel económico sino a nivel de bienestar psicológico no solamente tenemos que ser repetidores de información sino personas conscientes de nuestro rol dentro de la familia y la sociedad. Tenemos que desconectarnos por ciertos momentos de las tecnologías y conectar con los que nos rodean: Familia, amigos, profesores, etc., todos tienen algo que compartir, algún conocimiento por aprehender la cuestión es seguir manteniendo esta nuestra principal arma para comunicar y compartir conocimiento, el dialogo cara a cara.

Por José Luis Olvea Quispe – Alumno Psicología


Like it.? Share it:

Los comentarios están cerrados.

CajamarcaMapa de Cajamarca

Incomunicación en la era de la comunicación

Hoy en día el alcance de la información ha ido aumentando vertiginosamente debido al avance de las Tecnologías de la información y de la comunicación(TIC), a diferencia de las antiguas generaciones, las personas de hoy en día tienen un mayor y mejor alcance al conocimiento, disponemos de una rica diversidad de información. El internet, una de las fuentes principales para adquirir dicha información, es el eje principal de esta hoy llamada “Era del conocimiento”. Pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, encontramos el uso de las TIC genera diversas disfunciones personales y psicológicas por parte de los acérrimos usuarios: Televisión, ordenadores personales, smartphones, tablets y sus derivados tecnológicos. Ya lo decían algunos expertos en el tema “mientras más va evolucionando una sociedad, más complejos van a ser sus problemas” y en cierta medida ya lo son. Se supone que debido a que el alcance a la información es más rápido y fácil deberíamos desarrollar más y mejores soluciones a los problemas que nos aquejan en el día a día, utilizando aquella información relevante, que se almacena en las cientos de páginas a las que se tiene acceso vía internet; pero no sucede eso actualmente.

El uso excesivo de las nuevas tecnologías de la “comunicación e información” acrecienta cada día más la desvinculación con nuestro entorno, que quiere decir esto: no nos atrevemos a compartir algunas reflexiones que propicien una conciencia para la mejora de nuestro entorno inmediato, en cambio, preferimos escondernos tras nuestros logros materiales o económicos para poder afianzar una relativa seguridad, un ejemplo claro son las ganas narcisistas de querer demostrar toda nuestra vida incluso lo banal vía web, convirtiéndonos en meros repetidores de información. Ya lo decía Daniel Goleman (profesor de psicología de la universidad Havard y autor de libros “Inteligencia emocional y social’) “En la medida en que la tecnología se apoderan de la atención de las personas y la desvía hacia una realidad virtual, acaba insensibilizándolas de quienes los rodean, con lo que el autismo social acabará convirtiéndose en una más de las imprevistas consecuencias de la invasión excesiva de la tecnología en nuestra vida cotidiana.”

El alcance a la tecnología de la información que hoy en día existe debería ayudarnos a tener una mejor visión de lo que nos rodea y no a que el contacto personal y afectivo disminuya cada día más entre nosotros, por ende, si queremos que esta nuestra sociedad no solo crezca a nivel económico sino a nivel de bienestar psicológico no solamente tenemos que ser repetidores de información sino personas conscientes de nuestro rol dentro de la familia y la sociedad. Tenemos que desconectarnos por ciertos momentos de las tecnologías y conectar con los que nos rodean: Familia, amigos, profesores, etc., todos tienen algo que compartir, algún conocimiento por aprehender la cuestión es seguir manteniendo esta nuestra principal arma para comunicar y compartir conocimiento, el dialogo cara a cara.

Por José Luis Olvea Quispe – Alumno Psicología


Like it.? Share it:

Los comentarios están cerrados.