Option Binary | Opciones binariasNegocia en Forex, Oro, Plata, Petroleo, Commodities

Patti Smith va por el Nobel de Bob Dylan

La nota viene en la Revista Ñ y repasa el encargo de Patti Smith, la rockera dura y oscura, de cantar en las ceremonias del Nobel en nombre de su amigo Bob Dylan, galardonado e invisible para esta ocasión.

Dylan no cantará en Estocolmo
Una canción oscura para la ceremonia del Nobel
Escribe: Matías Serra Bradford
REVISTA Ñ
 
Bob Dylan seguirá perfeccionando su pedigrí de invisible. Su desaparición reciente de la escena pública –no cuentan los escenarios, que han sido su hogar de transición– en verdad no obedeció a la recepción del Nobel de Literatura. Es su dieta diaria, su modus vivendi. No olvidemos que se trata de un viejo aficionado a pintarse la cara (durante los años 70), a adoptar seudónimos, a negarse a entrevistas, a escurrirse detrás de lentes esfumados y a esconderse debajo de un colorido repertorio de sombreros (durante toda su carrera).

La invisibilidad es la condición casi imprescindible de todo mensajero: lo que importa es lo que transporta, él debe pasar lo más desapercibido posible. Como otros músicos, Bob Dylan siempre se consideró un mensajero. Un emisario, un pasador, incluso un contrabandista. En una canción, de paso, cita al Chaplin de Monsieur Verdoux: “para vivir fuera de la ley, debes ser honesto”.

El rol de mensajero, desde luego, tiene un arco amplio, que va de la modesta tarea de intermediario –entre lo que esté soplando en el viento y el público que lo recibirá traducido– a una poderosa resonancia bíblica, profética. Este último es el caso de la apocalíptica Una dura lluvia va a caer, la canción que Dylan eligió para representarlo cuando Patti Smith viaje el 10 de diciembre a Estocolmo a cantarla en su nombre.
El tema insinúa un diluvio, desafiantemente universal, que cobra otro significado tras la reciente victoria de Donald Trump en los Estados Unidos. Se sabe de la tradición demócrata de Dylan y de no pocos rockeros de su país: Bruce Springsteen, Neil Young y la misma Patti Smith, que en alguna ocasión ha cantado: “la Historia nos envía mensajeros tan raros”.
Esta última será entonces, literalmente, su portavoz en la ceremonia de la Academia Sueca, quizá como un modo de sugerir que el premio merece ser compartido con otros veteranos compañeros de ruta. Una dura lluvia va a caer se publicó en el disco “The Freewheelin’” en mayo de 1963, y fue sin dudas adivinatoria: John Kennedy fue asesinado meses después, el 22 de noviembre de ese mismo año. Quizá con ella Dylan busque, asimismo, justificar su reconocimiento como poeta. La canción –la letra– martilla imágenes una tras otra y van de lo lírico –“caminé hasta el centro de siete tristes bosques”– a lo alarmante: “vi a un recién nacido rodeado de lobos salvajes”.
El otro mensajero de Dylan en Estocolmo, hasta el momento anónimo, es el que leerá su discurso de agradecimiento. No es improbable que incluya algunos destellos de retórica florida, como los que se elogiaron en otro discutido outsider entre los galardonados con el Nobel de Literatura, Winston Churchill, buen prosista y mejor estratega, a quien se premió en 1953 entre otras razones, precisamente, por su destreza oratoria.
Curiosamente, en una especie de remake de “Una dura lluvia…” no más optimista, Dylan creó un eco que remata cada estrofa con “Aún no ha oscurecido, pero no va a tardar”. En medio de este tema, Not Dark Yet, esa sombra de grafito llamada Bob Dylan suelta una línea que probablemente desconcierte a una familia real sueca que espera otra forma de gratitud por las 8 millones de coronas: “mi sentido de la humanidad se ha ido por el desagüe”.
Diciembre es uno de los meses más oscuros en el cielo escandinavo. ¿Para qué ir? Si cayera un hombre invisible, nadie lo reconocería.

Panorama Cajamarquino Edición 05-12-2016

#Cajamarca #ProRegion: Director de cuestionado órgano regional, parece intocable



Seguir leyendo

Panorama Trujillano Edición 05-12-2016

#LaLibertad #PPK: Presidente inaugurará escuela policial



Seguir leyendo

Lampa también tiembla

 Un breve texto sobre Lampa, esa pequeña ciudad del altiplano puneño que ha sido sacudida por un sismo, que publica el semanario La Voz, esta semana en Arequipa.

Templo de Lampa, joya arquitectónica


Lampa, la ciudad de las maravillas, también tiembla
Por: Alfredo Herrera Flores
La ciudad de Lampa, en Puno, ha sido sorprendida esta semana con un violento sismo que ha afectado varias viviendas, escuelas y templos en los distritos vecinos como Ocuviri, Santa Lucía, Vila Vila y Paratía. Según el diario Correo y RPP, hay una niña de cinco años muerta,  varias personas heridas y más de ochenta viviendas afectadas; pero lo que más ha preocupado a los propios lampeños y a quienes conocen esa pequeña, antigua y hermosa ciudad, es que se haya puesto en riesgo su monumental templo, que según reportes de Defensa Civil, tendría algunos muros rajados.
No es  usual que hayan movimientos sísmicos en la zona del altiplano, menos en Lampa, enclavada en el altipampa a 3930 m.s.n.m., conocida como “la ciudad rosada” por el color de sus muros y techos de teja andina, o como “la ciudad de las siete maravillas” porque tiene una serie de monumentos únicos y “especiales” que la diferencia de las otras ciudades del departamento. A pesar de su estratégica ubicación geográfica (a solo veinte minutos de la ciudad de Juliaca por una muy buena carretera asfaltada) y sus riquezas naturales, es la capital de provincia más pequeña de la región y la que mejor ha conservado sus calles, viviendas, plazas y templo, esquivando a la huachafería de la modernidad, al punto de que la zona monumental del pueblo en conjunto ha sido declarada “Monumento histórico del Perú”.
En los últimos años, la industria del turismo ha puesto sus ojos en Lampa como una alternativa de “turismo cultural”, a diferencia de las zonas explotadas comercialmente como el propio Lago Titicaca, las islas de los Uros, las chullpas de Sillustani, los templos de Juli, el pueblo de Chucuito, el cañón de Tinajani y un muy largo etcétera. Los medios de comunicación que promueven viajes y turismo alternativo han encontrado en Lampa una veta por explotar, pues en esta ciudad se encuentra, por ejemplo, la única réplica exacta de la famosa escultura “La piedad”, de Miguel Angel Buonarroti.
Esta pieza está ubicada en el templo Santiago Apóstol, una hermosa obra arquitectónica de piedra que tiene como peculiaridad una torre separada de la nave principal, y corona un osario tan espectacular como estremecedor, donde descansa el cuerpo de uno de los hijos predilectos de Lampa, el ingeniero y político Enrique Torres Belón. A propósito, Torres Belón dejó para su ciudad natal una extraordinaria biblioteca que ahora se aloja en el palacio municipal, donde también se exhiben cuadros, pinturas y fotos de otro lampeño universal: el pintor Víctor Humareda.
Es, pues, triste que esta vez la naturaleza haya tocado con su dedo fiero a esta pequeña ciudad que debería estar en la memoria de todo puneño no solo por su belleza arquitectónica y rica historia (fue uno de los bastiones de la revolución de Túpac Amaru y Bolívar la visitó por su importancia e influencia política) sino porque varios personajes de la vida cultural contemporánea le han dado realce, como el músico Zacarías Puntaca, autor del emblemático huayño “Huajchapuquito”; los hermanos More, periodistas y escritores que acompañaron a Vallejo; los hermanos Frisancho Pineda, periodistas, médicos y científicos; los poetas Vladimir Herrera y Alfredo Herrera Flores, ganador del Premio Copé de Poesía, entre otros apellidos como los hermanos Herrera Pino, Frisancho, Belón, Camacho, Díaz y otro tanto que escapan a la memoria.
Los lampeños volverán al pueblo esta semana, provenientes de todas partes del mundo, para celebrar a la Virgen de la Inmaculada Concepción en una fiesta en la que llegan de sus alrededores los conjuntos antiquísimos de los ayarachis, que las crónicas afirman encabezaban los funerales de Cápaq Qolla y luego del inca con un impresionante despliegue instrumental y un vestuario de finas plumas que hasta hoy conservan, y pasean a la Virgen en un anda de plata maciza que por el peso del metal debe ser empujada y no cargada y que antes baja de su altar sostenida por un sistema de poleas que dan la sensación de que flotara entre el humo de los sahumerios. En fin, Lampa, dejará de temblar y volverá a ser la tranquila ciudad de calles y tardes sosegadas, de nieve y frío intenso, de fiesta y recogimiento, de cultura y tradición.



Seguir leyendo

Lampa también tiembla

 Un breve texto sobre Lampa, esa pequeña ciudad del altiplano puneño que ha sido sacudida por un sismo, que publica el semanario La Voz, esta semana en Arequipa.

Templo de Lampa, joya arquitectónica


Lampa, la ciudad de las maravillas, también tiembla
Por: Alfredo Herrera Flores
La ciudad de Lampa, en Puno, ha sido sorprendida esta semana con un violento sismo que ha afectado varias viviendas, escuelas y templos en los distritos vecinos como Ocuviri, Santa Lucía, Vila Vila y Paratía. Según el diario Correo y RPP, hay una niña de cinco años muerta,  varias personas heridas y más de ochenta viviendas afectadas; pero lo que más ha preocupado a los propios lampeños y a quienes conocen esa pequeña, antigua y hermosa ciudad, es que se haya puesto en riesgo su monumental templo, que según reportes de Defensa Civil, tendría algunos muros rajados.
No es  usual que hayan movimientos sísmicos en la zona del altiplano, menos en Lampa, enclavada en el altipampa a 3930 m.s.n.m., conocida como “la ciudad rosada” por el color de sus muros y techos de teja andina, o como “la ciudad de las siete maravillas” porque tiene una serie de monumentos únicos y “especiales” que la diferencia de las otras ciudades del departamento. A pesar de su estratégica ubicación geográfica (a solo veinte minutos de la ciudad de Juliaca por una muy buena carretera asfaltada) y sus riquezas naturales, es la capital de provincia más pequeña de la región y la que mejor ha conservado sus calles, viviendas, plazas y templo, esquivando a la huachafería de la modernidad, al punto de que la zona monumental del pueblo en conjunto ha sido declarada “Monumento histórico del Perú”.
En los últimos años, la industria del turismo ha puesto sus ojos en Lampa como una alternativa de “turismo cultural”, a diferencia de las zonas explotadas comercialmente como el propio Lago Titicaca, las islas de los Uros, las chullpas de Sillustani, los templos de Juli, el pueblo de Chucuito, el cañón de Tinajani y un muy largo etcétera. Los medios de comunicación que promueven viajes y turismo alternativo han encontrado en Lampa una veta por explotar, pues en esta ciudad se encuentra, por ejemplo, la única réplica exacta de la famosa escultura “La piedad”, de Miguel Angel Buonarroti.
Esta pieza está ubicada en el templo Santiago Apóstol, una hermosa obra arquitectónica de piedra que tiene como peculiaridad una torre separada de la nave principal, y corona un osario tan espectacular como estremecedor, donde descansa el cuerpo de uno de los hijos predilectos de Lampa, el ingeniero y político Enrique Torres Belón. A propósito, Torres Belón dejó para su ciudad natal una extraordinaria biblioteca que ahora se aloja en el palacio municipal, donde también se exhiben cuadros, pinturas y fotos de otro lampeño universal: el pintor Víctor Humareda.
Es, pues, triste que esta vez la naturaleza haya tocado con su dedo fiero a esta pequeña ciudad que debería estar en la memoria de todo puneño no solo por su belleza arquitectónica y rica historia (fue uno de los bastiones de la revolución de Túpac Amaru y Bolívar la visitó por su importancia e influencia política) sino porque varios personajes de la vida cultural contemporánea le han dado realce, como el músico Zacarías Puntaca, autor del emblemático huayño “Huajchapuquito”; los hermanos More, periodistas y escritores que acompañaron a Vallejo; los hermanos Frisancho Pineda, periodistas, médicos y científicos; los poetas Vladimir Herrera y Alfredo Herrera Flores, ganador del Premio Copé de Poesía, entre otros apellidos como los hermanos Herrera Pino, Frisancho, Belón, Camacho, Díaz y otro tanto que escapan a la memoria.
Los lampeños volverán al pueblo esta semana, provenientes de todas partes del mundo, para celebrar a la Virgen de la Inmaculada Concepción en una fiesta en la que llegan de sus alrededores los conjuntos antiquísimos de los ayarachis, que las crónicas afirman encabezaban los funerales de Cápaq Qolla y luego del inca con un impresionante despliegue instrumental y un vestuario de finas plumas que hasta hoy conservan, y pasean a la Virgen en un anda de plata maciza que por el peso del metal debe ser empujada y no cargada y que antes baja de su altar sostenida por un sistema de poleas que dan la sensación de que flotara entre el humo de los sahumerios. En fin, Lampa, dejará de temblar y volverá a ser la tranquila ciudad de calles y tardes sosegadas, de nieve y frío intenso, de fiesta y recogimiento, de cultura y tradición.



Seguir leyendo

Panorama Cajamarquino edición del 02-12-2016

#Cajamarca #PoderJudicial: Nuevo presidente en el Poder Judicial.



Seguir leyendo

Panorama Trujillano Edición 02-11-2016

#Trujillo #Campañas: Matricula segura, campaña para la región



Seguir leyendo

Panorama Cajamarquino Edición 01-12-2016

#Cajamarca #CamaraComercio: Califican proceso de elección de nueva junta directiva de “amañado”



Seguir leyendo

Panorama Trujillano Edición 01-12-2016

Regresa Panorama Trujillano



Seguir leyendo

Eduardo Mendoza, Premio Cervantes de Literatura

Como manda la norma no escrita, y siguiendo la tradición, que es lo que más cambia en las sociedades. Vale. Motivo para repasar al novelista. La nota viene en El País.

Mendoza, en foto tomada de la red
Escribe: Jesús Ruiz Mantilla
EL PAÍS
Eduardo Mendoza es el ganador del Premio Cervantes 2016, el máximo galardón de las letras españolas, ha anunciado el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. El Nobel de las letras en castellano, dotado con 125.000 euros, ha seguido, un año más, la tradición no escrita de alternar entre un escritor español y uno latinoamericano. En 2015 recayó en el escritor mexicano Fernando del Paso. El Cervantes, creado en 1975 por el Ministerio de Cultura, reconoce la trayectoria de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano.

Mendoza (Barcelona, 1943) inició su carrera literaria en 1975, con la publicación de La verdad sobre el caso Savolta, que recibió el Premio de la Crítica. Desde entonces ha publicado 15 novelas, dos libros de relatos, dos obras de teatro y cuatro ensayos. El jurado, según recoge el acta, le ha otorgado el premio “porque, con la publicación en 1975 de La verdad sobre el caso Savolta, inaugura una nueva etapa de la narrativa española en la que se devolvió al lector el goce por el relato y el interés por la historia que se cuenta, que ha mantenido a lo largo de su brillante carrera como novelista”. Eduardo Mendoza, continúa el comunicado, “en la estela de la mejor tradición cervantina, posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional”.
El premio Cervantes corona la lista de galardones a su obra, que incluye el Planeta, recibido en 2010 por Riña de Gatos, y el José Manuel Lara por Mauricio o las elecciones primarias, en 2007. Su consagración llegó en 1986 con La ciudad de los prodigios, una novela que muestra la evolución social y urbana de Barcelona entre las dos exposiciones universales de 1988 y 1929. Mendoza ha alcanzado un gran éxito de ventas con la serie protagonizada por un peculiar detective ingresado en un manicomio (El misterio de la cripta embrujada, La aventura del tocador de señoras) que mezcla la parodia con el género policiaco. Su última obra El secreto de la modelo extraviada, es la quinta entrega de la serie.
El presidente del jurado, Pedro Álvarez de Miranda, representante de la Real Academia Española, ha declarado que Mendoza se ha impuesto “por mayoría, tras cuatro votaciones”. “Ha sido una deliberación y una votación muy cordial pero nada fácil, dado el inmenso número de candidatos. Esta vez se ha decidido dar el premio a un novelista puro”. Álvarez de Miranda ha añadido que Mendoza “venía del mundo de la traducción y que su primera novela fue un auténtico hito, La verdad sobre el caso Savolta“. Miranda ha destacado del autor barcelonés “la incorporación constante del humor” y que “siendo un novelista catalán es un premio de literatura en castellano a toda una obra escrita en castellano”. Se trata de “un dignísimo ganador, y viendo el palmarés del Cervantes hay que mantener muy alto el listón, y Mendoza lo consigue”.
El resto de miembros del jurado han sido: Ana María Nafría, de la Academia Salvadoreña de la Lengua; Antonio Sánchez Trigueros, designado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Liliana Weinberg, por la Unión de Universidades de América Latina; Luisa Castro, por el director del Instituto Cervantes; Fernando Rodríguez Lafuente, por el ministro de Educación, Cultura y Deporte; María Luisa Ciriza, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España; Teodoro Rentería, por la Federación Latinoamericana de Periodistas; y Urszula Aszyk-Bangs, por la Asociación Internacional de Hispanistas. José Pascual Marco, director general de Industrias Culturales y del Libro, ha actuado como secretario (con voz pero sin voto); y como secretaria de actas (también con voz pero sin voto) Mónica Fernández, subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Española.
España es el país que tiene más galardonados, 22; seguido de México, con seis; Argentina, con cuatro; Chile y Cuba, tres; Colombia, uno; Paraguay, uno; Perú, uno; Paraguay, uno.



Seguir leyendo

Page 1 of 7.13412345Página siguiente »